14
oct

El investigador Ramiro Alonso Salinas y sus colaboradores consiguen la publicación de un completo artículo científico en la prestigiosa revista LWT (Lebensmittel-Wissenschaft & Technologie) – Food Science and Technology de la editorial holandesa ELSEVIER.

Esta publicación titulada en castellano “Novedosa combinación de oxidantes de etileno para retrasar las pérdidas de calidad, compuestos volátiles y análisis sensorial en la postcosecha del tomate” trata sobre la aplicación de una innovadora tecnología de eliminación de etileno sobre la calidad del tomate, formando parte de la tesis doctoral del propio investigador. Los dispositivos empleados en dicha investigación han sido desarrollados y suministrados por la empresa molinense KEEPCOOL y su CEO Juan José Caravaca Hernández que, mediante el desarrollo de este proyecto, apostaron por la colaboración con la Universidad Católica de Murcia (UCAM) para la evaluación científica de sus productos.

La investigación fue desarrollada en el UCAM HiTech, Sport & Helath Innovation Hub, el nuevo edificio de investigación de la misma universidad. Los resultados revelaron que, mediante la tecnología de eliminación de etileno (compuesta por una combinación de varios métodos), los investigadores pudieron mantener la calidad fisicoquímica de los tomates durante más tiempo analizando parámetros como el peso, calibre, firmeza, contenido en azúcares, acidez o concentración de compuestos bioactivos. Además, mediante el análisis de aromas, llevado a cabo en colaboración con la Universidad Miguel Hernández (UMH), se hallaron evidencias de que la aplicación de este método de eliminación de etileno favorecía la presencia de compuestos relacionados con la inmadurez de los frutos. Esto demuestra el retraso en la maduración y la consiguiente elongación de la vida útil del tomate.

También se realizó un análisis sensorial con expertos, en este, los frutos tratados con estos dispositivos consiguieron mejores notas en 18 de 26 parámetros analizados. Los especialistas concluyeron que los frutos tratados presentaban una mayor calidad organoléptica que los que no incorporaban esta tecnología.

En definitiva, este producto consigue más tiempo de almacenamiento del tomate a una mayor calidad. Las consecuencias de este desarrollo podrían ser de gran interés para el sector, desde la disminución de mermas y el desperdicio a una mayor aceptación de los productos por parte de los consumidores.

Puede descargarse el estudio y los resultado pulsando en este enlace

Comments are closed.